miércoles, 11 de enero de 2017

Los nombres y sus significados



Hola a tod@s, ¿habéis tenido alguna vez la curiosidad de saber si vuestro nombre tiene algún significado? A mí personalmente me fascina todo lo que tiene que ver con ese tema, y por eso me he decidido a escribir este blog, donde descubriré junto a todo el que quiera acompañarme los nombres más curiosos y los secretos que se esconden tras ellos.
Hay quién dice que el significado de nuestros nombres nos acompañan y marcan nuestra personalidad, aunque eso es mucho decir en muchos casos, ya que algunos de ellos parecen haber sido inventados para amargarte la vida ni más ni menos (y vaya si quedan mal los padres por ponérselos a los vástagos). Por eso, la ley que permite cambiarse de nombre en algunos casos es algo comprometida, ya que si por una parte te puedes librar de una onomástica que te ha amargado la vida, por otro, y de ser cierta la primera fase del párrafo, estaríamos renunciando a una parte de nuestra personalidad.
Pero dejando este tema para otro momento porque seguro que no llegaría a ninguna conclusión definitiva, quiero seguir con el motivo de este blog. Gracias a que España ha sido conquistada, colonizada, visitada si se quiere, por un montón de culturas, nuestros nombres propios gozan de una gran riqueza etimológica; esto es, que la gran mayoría tienen un significado real, no sólo son unas cuantas sílabas unidas. Y si no tuviéramos bastante con esto, gracias a la globalización mundial y la inmigración, ahora también gozamos de nombres extranjeros que cada vez están más generalizados, y que asimismo también tiene su significado propio.
Empezamos si os parece por el nombre que da título a este blog, y que no ha sido elegido por casualidad: Adamon. Como denominativo propio, que no apellido, Adamon es poco utilizado, y parece ser que tiene su origen en Rumanía; de hecho, uno de los países en que es más usado es Rusia, vecina de ésta. Un nombre poco frecuente, pero que desde luego venía que ni pintado para el espíritu de ese blog.
Los así llamados son personas extrovertidas, sociales, casi siempre alegres y que no tienen grandes ambiciones en la vida; les gusta el dinero, sí, pero no como un símbolo de poder, sino como el medio para conseguir mejoras en su día a día, con lo que no siempre es su prioridad. Son personas libres, que no desean ataduras firmes en ninguna de sus facetas, y muy independiente, como no podía ser de otra manera haciendo uso de esa libertad. Pero son 100% leales, así que si tenéis algún amigo con este nombre, no dudéis en que ya lo será para toda la vida.
Todas estas cualidades son las que yo misma siento, y las que me gustaría que tuviera este nuestro blog. Os espero aquí para seguir descubriendo los secretos que esconden nuestros nombres, y ver si en verdad son capaces de influir en nuestra forma de ser.